Los interruptores automáticos en miniatura (MCB) garantizan la seguridad eléctrica en hogares, oficinas y otros edificios, así como para aplicaciones industriales al proteger las instalaciones eléctricas contra sobrecargas y cortocircuitos.

Una vez que se detecta una falla, el disyuntor en miniatura apaga automáticamente el circuito eléctrico para evitar daños en los cables y evitar el riesgo de incendio.